Publicidad

El presidente insular, Alpidio Armas, se ha dirigido a la Delegación del Gobierno en Canarias, con el fin de buscar soluciones tendentes a descongestionar la larga lista de espera de alumnos que optan por los permisos de circulación en todas sus distintas modalidades, especialmente en vehículos pesados, turismos y motos.

Armas señala que habitualmente se desplazan los examinadores de la Dirección de Tráfico con periodicidad mensual, siendo ya de por si insuficiente para atender la demanda actual, por lo que considera prioritario que al menos se celebren dos pruebas de acceso a los permisos de conducción cada mes, y que en épocas como el verano, dado que se incrementa la demanda de opositores, se adapte la presencia de los examinadores en función de las peticiones.

El presidente insular puso como ejemplo otras islas periféricas, donde la asistencia de los examinadores es al menos de dos cada mes. Alpidio Armas, según las informaciones facilitadas por las distintas autoescuelas presentes en la isla, señala que hoy se están produciendo pruebas teóricas a un total de 70 opositores y poniendo que de ellos puedan superar esta prueba un 50% de los mismos, ello conllevará que las pruebas prácticas puedan llevar al menos tres o cuatro meses para absorber esta demanda, sin contar los que vienen de atrás.

“Más sangrante es la situación de profesionales que pretenden acceder al mundo del transporte público y que siguen a la espera de poder superar el CAP para poder acceder a un puesto de trabajo, y que según cifras estimativas superan los 10 opositores”, añade Armas. Igualmente se refiere a que la situación del COVID19 no puede ser siempre el argumento para restringir servicios, y menos en lo que se refiere a la movilidad de las personas, una necesidad prioritaria para familias y profesionales del sector del transporte.

La lista de espera de opositores a las distintas pruebas de circulación, según datos de las propias autoescuelas, podría superar en estos momentos los 100 alumnos, “y ello exige -según Alpidio Armas-, un refuerzo de los examinadores que acuden a cada cita, y el aumento de la presencia mensual de los mismos en la isla, actualmente de una sola. “No se puede tolerar que la gente haga un sacrificio económico para obtener un permiso de conducción básico, y que el mismo se vea obstaculizado por deficiencias administrativas que pueden ser subsanables con un mínimo de implicación y voluntad”, añade el presidente insular.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Top
Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio web, usted da su consentimiento para que se utilicen cookies. More details…